Indícanos tus datos y buscaremos las mejores tarifas para ti.
Inicio » Quién puede cobrar un seguro de vida

Quién puede cobrar un seguro de vida

El beneficiario del seguro de vida será aquella persona o personas que hayan sido designadas por el asegurado y que recibirán el pago de la prestación acordada en la póliza, en caso de fallecimiento de este.

El objetivo de los seguros de vida es asegurar un capital determinado para cubrir situaciones inesperadas futuras, y garantizar la tranquilidad económica de la persona asegurada y de sus familiares. Se trata de que, llegado el momento, tus familiares y allegados no tengan problemas financieros inesperados, como gastos extraordinarios o préstamos hipotecarios que deban pagar, porque será la aseguradora quien se haga cargo de la cobertura de estos riesgos.

Los seguros de vida no solo actúan ante un fallecimiento, sino también ante accidentes graves o enfermedades que podrían derivar en una incapacidad por parte del asegurado para seguir con su vida laboral y personal con normalidad.

Los beneficiarios de un seguro de vida

Y en caso de fallecimiento del asegurado, estas pólizas contemplan la figura del beneficiario del seguro de vida. Pero ¿quién puede cobrar el seguro de vida? ¿Quién puede ser el beneficiario de este tipo de seguros? A esta pregunta debe responder el tomador de la póliza, porque será la persona que designe al o a los beneficiarios de su seguro.

Cualquier persona puede tener la condición de beneficiario de un seguro de vida, independientemente de que tenga o no una relación de parentesco con el asegurado. Además, el asegurado podrá modificar su decisión cuantas veces quiera, durante el tiempo en el que esté vigente el acuerdo con la aseguradora. Para hacerlo debe

Designación de beneficiarios en el seguro de vida

Los beneficiarios del seguro de vida pueden ser designados por el asegurado de forma expresa (con nombres y apellidos), o genérica (cuando el asegurado solo indica el parentesco de los beneficiarios, esto es, designando a cónyuge, hijos, sobrinos…). Es importante tener en cuenta que el beneficiario debe saber que existe esta póliza y conocer los datos relacionados con ella para poder informar a la compañía en caso de que se produzca un siniestro.

Si no designas a los beneficiarios de tu póliza ni de forma genérica ni de forma expresa, se aplicará el llamado orden de prelación que se ha establecido en la póliza y que habrás firmado al contratar el seguro. Según este orden, el beneficiario en primer lugar será el cónyuge superviviente (la persona que sea cónyuge de la persona asegurada en el momento de su fallecimiento, no cuando se firmó la póliza). Si este faltase, los beneficiarios serán los hijos supervivientes del asegurado por partes iguales. En caso de no haber hijos, los beneficiarios serán los padres del asegurado (a partes iguales o el superviviente por la totalidad). Si no se cumple ninguno de estos casos, los herederos legales del fallecido serán los beneficiarios del seguro de vida.

La pareja de hecho como beneficiario del seguro de vida

A la hora de ser beneficiario de un seguro de vida, no es lo mismo ser cónyuge o pareja de hecho. Estas dos figuras siguen sin ser equiparables a todos los efectos, por lo que si quieres que sea tu pareja quien cobre el seguro de vida, tendrás que designarla expresamente, esto es, con nombre y apellidos. Porque en caso de que utilices la denominación genérica de “mi pareja de hecho”, la aseguradora podría no indemnizarla y los tribunales podrían apoyar esta decisión.

Además, en estos casos no bastará con indicarlo en el testamento, tendrás que indicarlo expresamente en la póliza o, a posteriori, enviando una comunicación por escrito a la aseguradora.

Ten en cuenta esto cuando vayas a contratar un seguro de vida…

  • Como asegurado, podrás cambiar la designación de los beneficiarios de tu seguro cuantas veces desees, pero para hacerlo tendrás que enviar una comunicación escrita a la aseguradora o indicarlo expresamente en tu testamento.
  • Es recomendable nombrar a más de un beneficiario para que, en caso de que fallezca antes que tú, el capital pueda orientarse a otra persona.
  • Si has nombrado a más de un beneficiario, debes saber que la prestación que hayas contratado se distribuirá a partes iguales entre ellos. Si deseas que se haga otro tipo de distribución, tendrás que designarla de manera concreta en tu póliza.
  • Revisa las prestaciones en los casos de invalidez absoluta o permanente (también por accidente), porque el pago del capital se centrará en ti como tomador del seguro. Por regla general, se designa un capital fijo establecido y garantizado por esta cobertura.
  • En este sentido, revisa el capital que te garantiza tu póliza. Este capital debe calcularse en función de los gastos de tu familia para que, si se da el caso, puedan adaptarse a la nueva situación con el menor impacto económico posible.

Si vas a contratar una póliza de este tipo, ahora que ya sabes quién puede cobrar un seguro de vida, recuerda revisar las prestaciones que te ofrece. Si no te convence, siempre podrás recurrir a un comparador de seguros de vida para obtener otro seguro de vida más barato y con las prestaciones que necesitas. Utilizar un comparador de pólizas de vida siempre es una buena opción para conocer los mejores seguros y las mejores aseguradoras del mercado, y poder optar por el que mejor se adapte a ti y a los tuyos.