Indícanos tus datos y buscaremos las mejores tarifas para ti.
Inicio » Seguro de vida para niños: ¿A partir de qué edad se puede contratar un seguro de vida?

Seguro de vida para niños: ¿A partir de qué edad se puede contratar un seguro de vida?

Cada día más familias quieren vivir tranquilas y seguras ante cualquier posible incidente. Por ello, te contamos cuál es la edad mínima a la que se puede contratar un seguro de vida.

¿Qué es un seguro de vida?

Como sabes, los seguros de vida son contratos entre una aseguradora y un asegurado o tomador del seguro. La póliza de un seguro de vida cubre el fallecimiento del tomador y puede incluir otras muchas coberturas como invalidez absoluta y permanente o fallecimiento en accidente de tráfico.

En caso de que tenga que activarse, habrá un beneficiario designado por el tomador que recibirá una cuantía en concepto de indemnización. Estos seguros sirven para cubrir los posibles gastos derivados de un fallecimiento, las deudas que pueda dejar vigentes el asegurado o, simplemente dejar un «colchón económico» a los familiares del afectado.

Los seguros de vida se pueden contratar sobre la vida propia o sobre la de un tercero, y es aquí donde entrarían los menores de edad.

¿Puedo contratar un seguro de vida para mi hijo menor de edad?

La edad mínima en la que podremos asegurar a los más pequeños de la familia es a partir de los 14 años. Con la condición de que el menor no sea el tomador, sino que tendrá que ser un tercero y contar con el consentimiento de los padres o tutores legales.

Hacer un seguro de vida a un niño es una cuestión que debemos plantearnos bien ya que las posibilidades de fallecimiento son relativamente bajas aunque muchos padres prefieren hacer un seguro a todos los miembros de la familia.

¿Cómo son los seguros de vida para niños?

Los seguros de vida para niños son más económicos que para adultos pero las indemnizaciones son también más bajas. Las compañías aseguradoras que ofrecen este tipo de seguros no corren demasiados riesgos ya que los casos de fallecimiento son casi nulos. Pero en caso de accidente o invalidez del pequeño, supone una ayuda económica a la familia para afrontar la situación.

En resumen, podremos hacer un seguro de vida a nuestros hijos a partir de los 14 años, con condiciones diferentes a las de un seguro de vida de adulto que deberás consultar con tu compañía aseguradora. Los seguros de vida infantiles cubren al asegurado hasta que cumple la mayoría de edad. Es entonces cuando las condiciones pasan a ser las de un seguro de vida convencional y también la cuantía que pagaremos por el.