Indícanos tus datos y buscaremos las mejores tarifas para ti.
Inicio » La renta vitalicia, una alternativa a las herencias

La renta vitalicia, una alternativa a las herencias

Se trata de una modalidad de seguro de vida-ahorro que nos permite recibir un sueldo durante toda nuestra vida, tras pagar una única prima.

La renta vitalicia es una modalidad de seguro de vida-ahorro que te permite recibir una cantidad de dinero durante toda tu vida, tras haber pagado una única prima, que la aseguradora se encargará de gestionar. A partir de esa determinada cantidad de dinero que hemos pagado, la compañía nos irá entregando, mes a mes, como si fuese un salario, una cantidad que dependerá del tipo de interés que nos ofrezca y que variará entre el 1% y el 3%. En esta modalidad de seguro, la persona asegurada podrá escoger cómo desea cobrar la renta, si de forma mensual, trimestral, semestral o anual.

Es una póliza de vida-ahorro que se hace interesante para personas de cierta edad, porque cuenta con ventajas fiscales considerables, sobre todo para los asegurados cercanos a los 70 años. Las rentas generadas tributan en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) como capital mobiliario, y la reducción es decreciente según la edad, de tal manera que de los 50 a los 59 años tributa un 28% del capital del seguro como renta; de los 60 a los 65 tributa por un 24%; entre los 66 y los 69 tributa por un 20% del capital y, a partir de los 70 años, la tributación fiscal baja al 8%. Es decir, es más rentable a partir de los 70 pues si, por ejemplo, recibes una renta de 1.000 euros al mes, solo tendrás que tributar por 80 euros, y los otros 920 euros quedarán libres.

Decimos que estas pólizas se enmarcan tanto en la modalidad de ahorro como en la de vida, porque también se trata de un seguro de vida, ya que en caso de que la persona asegurada fallezca, su cónyuge y familiares se podrán beneficiar de este tipo de póliza. Por este motivo es seguro que se puede hacer interesante para las personas que están pensando en cómo gestionar su herencia.

Sin embargo, como en todos los seguros, conviene fijarse en la letra pequeña y hacer cálculos propios para saber si nos conviene un producto de este tipo, ya que posee algunos inconvenientes, como que su tributación es ventajosa solo a partir de cierta edad, que el dinero aportado no es rescatable en su totalidad o que la renta no está cubierta por el Fondo de Garantía de Depósitos, por ejemplo.

En este sentido, antes de contratar siempre es positivo informarse y hacer una comparativa de seguros de vida que existen en el mercado para elegir la que mejor se adapte a lo que estamos buscando.